Posteado por: tradelbarcelona | mayo 6, 2015

En el Bosque: el miedo y el amor abren las puertas

lenguajes cabecera

Opening-Montage

Recientemente he revisitado una serie y he visto una película en las que el bosque aparece como un personaje de peso y como una gran metáfora de la vida. Ambas, sin aparente conexión, nos muestran un bosque que encarna las caras luminosas y oscuras de la realidad: son Twin Peaks y Into the Woods, la mítica serie de David Lynch que posiblemente dará cabida a una nueva temporada en 2016, veinticinco años después, y el último musical de Walt Disney. Rien à voir.

Pero las dos son altamente recomendables. Twin Peaks me ha seducido por enésima vez, como casi todos los largometrajes del mismo director. Por su estética, por su profundidad, por la tensión de la trama, por el contraste de sus personajes, por los diálogos, por su sentido del humor, por su banda sonora, por sus infinitos detalles, por su estilo rotundo. Soy fan de Twin Peaks y fan de David Lynch. Siempre es un buen momento para volver a visitar parte de su obra y para entrar sin resistencias en su universo.

twin-peaks2

Entrar sin resistencias es la clave para entrar en el cine de David Lynch, la clave para entrar en Twin Peaks y la clave para entrar en el bosque. Alejar el miedo y llenarse de amor y coraje es el secreto para atravesar y salir indemne de ese bosque o, visto de otro modo, de ese laberinto.

Cuando atravesamos el bosque, a veces metáfora de los peligros que hay afuera, a veces metáfora de los peligros que hay en nuestro interior, suele ocurrir que nos perdemos y profundizamos; entonces, atravesamos distintos niveles de conciencia que abren puertas en direcciones opuestas. El personaje de Major Garland Briggs, después de volver del bosque, dice: “El miedo y el amor abren las puertas”. Agent Cooper, dentro de la trama de la serie, vincula esas dos puertas a la Guarida Blanca y a la Guarida Negra; el amor tiene el poder de abrir la Guarida Blanca, esa puerta hacia la luz y el miedo tiene el poder de abrir la Guarida Negra, esa puerta hacia la oscuridad.

Nos está hablando de la dualidad, del bien y el mal, de los opuestos, de las almas puras y las almas corruptas, de que nada es lo que parece, de los secretos que  se esconden tras la apariencia de un pueblo tranquilo o bajo capas y capas de conciencia, en el interior de cada personaje.

Los sueños abren las puertas de la conciencia, el color rojo esconde los secretos y las verdades que en el despertar se tapan con miradas ciegas; la madera nos puede dar cobijo y leña para protegernos del frío o provocar un incendio, si la curiosidad innata de una bella joven atraviesa los límites en busca de su propia naturaleza. “Fuego, camina conmigo”.

Pero caminar al lado del fuego y atravesar la Guarida Negra también tiene la potencialidad de purificar a los personajes y de hacerlos renacer tras haber observado las partes oscuras de su alma. 

logia_negra_twin_peaks

Agent Cooper es un personaje lúcido, equilibrado, con un nivel de conciencia muy desarrollado, un buscador espiritual y comprometido con la verdad. En una escena del inicio de la segunda temporada, al verse herido en el suelo de su habitación de hotel, se dice: “Nada es tan malo mientras puedas alejar el miedo de tu mente”.

Así, a lo largo de toda la historia, se pone a prueba a sí mismo y cada uno de los sucesos que acontecen contribuyen a pulir las aristas, planos y densidades de su alma.

Agent Cooper, un funambulista a ciegas, entre el amor y el miedo; un guerrero de la luz.

Como cité anteriormente, “el miedo y el amor abren las puertas”.

Y uno debe de ser muy fuerte para atravesar las dos, ya que tanto en el amor como en el miedo encontraremos monstruos, pues la luz y la oscuridad son dos realidades que conviven, que cohabitan. Nada está separado.

En Twin Peaks nos encontramos con gigantes y enanos que hablan del revés, situaciones que aparecen en realidades paralelas, jóvenes muy bellas y ancianos decrépitos, personajes que se ponen a bailar como locos, personajes locos, hombres a los que les cambia el color de pelo de un día para otro, mujeres aferradas a un leño como animal de compañía, psiquiatras multicolor, búhos.

En el bosque de Disney nos encontramos con caperucitas, lobos, cenicientas, vacas, doncellas de pelo infinito, gigantes, brujas malvadas, hechizos, príncipes, personajes e historias que van más allá de la realidad de los cuentos clásicos y se atreven a profundidad en la oscuridad del después del happy ending.

Pero sobre todo nos recuerda también el poder del miedo y el poder del amor, las emociones más potentes que existen y los grandes aliados que nos llevarán a cumplir nuestros mayores deseos o nuestras peores pesadillas.

Nos dice: “Ten cuidado con lo que deseas”, esa frase tan antigua y tan olvidada.

Así, para terminar este artículo, desde Tradel Barcelona, te sugiero que pidas un deseo. Y ten cuidado porque, lo creas o no lo creas, las emociones mueven montañas.

Ariadna Salvador

Firma Ari

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: