Posteado por: tradelbarcelona | enero 28, 2016

Viajar al pasado es tan sencillo como cortar la luz

Captura de pantalla 2016-01-28 a les 13.55.27

Hoy ha pasado una cosa poco habitual (por suerte) en la oficina de Tradel Barcelona – Traductores Jurados y Técnicos: se ha ido la luz. El corte, que ha afectado al resto de edificios de la plaza de la Virreina, ha sido de tan sólo cinco minutos, pero la rareza de la situación me ha dado que pensar. Mientras unos maldecían el corte porque estaban editando un documento y no lo habían guardado y otros miraban extrañados sus pantallas de ordenador en negro, un compañero, con sentido del humor, ha comentado: “¡podemos hablar!. Hablar, sin más. Sin cables, ni Wi-Fi, ni aparejos digitales que tomen la atención de nuestras miradas. Queda mal que lo diga un periodista y community manager que no se imagina pasar ni un sólo día sin poder navegar por internet, pero debo confesar que ese instante de desconexión me ha gustado y me ha hecho recordar.

He recordado esos veranos en la casa de mi abuela en los que la radio de su marido y el walkman que traíamos de la ciudad mi hermano y yo eran la tecnología punta del lugar. La ilusión de recibir una carta de ese amigo del colegio al que no veías durante los tres meses de vacaciones. Las tardes mirando el cielo y jugando con las piedras del jardín imaginando cosas absurdas sin que ninguna pantalla llenase nuestro cerebro de flashes e ideas preconcebidas. Será que me estoy haciendo mayor, algunos dicen que sufro la crisis de los 30, pero ciertamente se echa de menos ese tiempo en el que si quedabas a las cinco en punto delante del Bar Manolo no había ni sms ni WhatsApp que pudiera cancelar o retrasar la cita.

Cinco minutos después del apagón, el flujo eléctrico ha vuelto a nuestra oficina y hemos respirado tranquilos. El viaje al pasado ha durado sólo unos 300 segundos y, acto seguido, regreso al siglo XXI. Pero, si viajar a otra época es tan sencillo como cortar la luz, ¿por qué jamás se me ha pasado por la cabeza entrar a casa y hacer saltar los plomos? Es un privilegio contar con corriente eléctrica en el hogar (no olvidemos que aún muchas familias no se lo pueden permitir), pero el corte de esta mañana me ha inculcado la idea de dejar mi casa sin luz durante unas horas y ver qué pasa. Ver cómo cambian mis prioridades, cómo se adaptan mis pensamientos a un mundo sin internet y cómo me relaciono con las personas de mi alrededor. ¿Qué les parece si lo prueban ustedes en sus casas y me cuentan si les pasa como a mí?

Èric Lluent

Periodista y responsable de comunicación de Tradel Barcelona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: