Posteado por: tradelbarcelona | julio 15, 2014

Catalán, castellano, inglés e islandés: Tradel Barcelona, en Reykjavík

presentació Reykjavík

Como responsable de comunicación de Tradel Barcelona – Traductores Jurados y como periodista especializado en los países escandinavos y, en concreto, en Islandia, siento una pasión especial por el aprendizaje de idiomas como medio único de comunicación entre comunidades de diferentes países. Las distintas lenguas del mundo son una herramienta indispensable para descubrir nuevas concepciones culturales y los tesoros artísticos que cualquier sociedad esconde. Una de las suertes de nacer en Cataluña es que de pequeños aprendemos dos idiomas de origen latino con total normalidad: el catalán y el castellano. En mi escuela nos enseñaban francés como tercera lengua e inglés desde los diez años. De adolescente me costaba entender la utilidad de aprender idiomas y, ciertamente, me aburría intentando memorizar esas formas verbales y estructuras gramaticales que jamás podía poner en práctica. Hasta cumplir los dieciocho, raramente salí de Cataluña, mis padres no tenían amigos que hablaran idiomas que no fueran el catalán o el castellano y la televisión me ofrecía todas las películas o series dobladas. El único contacto con el inglés lo tenía escuchando las canciones de grupos como Guns n’ Roses o AC/DC de las que no entendía ni una sola palabra.

Más tarde empecé a viajar muy a menudo a París y puse mis conocimientos de francés en práctica. Por fin los años de teoría podían dar sus frutos prácticos y el tema me enganchó. Pasados unos años me fui a vivir a Helsinki así que no tenía más opción que perfeccionar mi inglés si quería poder entenderme con la mayoría de locales y lo mismo me pasó cuando pisé por primera vez Islandia. Debo confesar que he hecho algunos intentos de aprender islandés y finlandés pero sería injusto ponerlos en mi currículum. Ha sido en los últimos cinco años en los que he valorado de verdad lo maravilloso de poder entender cuantos más idiomas mejor. Acceder a la prensa local del lugar, a libros de todo tipo, a documentales independientes que no se han doblado en nuestro país, en definitiva, a conocimientos que jamás tendría sin el dominio de lenguas extranjeras.

El pasado 8 de julio presenté mi libro ‘Islandia 2013. Crònica d’una decepció’ en la biblioteca municipal de Reykjavík. Un acto como mínimo curioso porque la mayoría de los asistentes no leen ni leerán catalán en su vida. De todas formas, decenas de vecinos de la capital islandesa se interesaron y asistieron al encuentro para saber cuál era la visión de un periodista barcelonés sobre la actualidad política, social y económica del país. En ese acto, que siempre recordaré por ser mi primera presentación realizada en el extranjero, pudimos escuchar idiomas muy distintos: catalán, castellano, inglés e islandés. Una mezcla idiomática, también cultural e incluso de percepciones sociales que hizo de aquella reunión algo más que una simple presentación de un libro. Aquél martes en la biblioteca, vikingos y mediterráneos nos abrimos intelectualmente para entendernos un poco mejor, sin intermediarios, al natural, cara a cara. Y entendí más que nunca la suerte de poder expresarme en otros idiomas más allá de los que adquirí durante mis primeros años de vida. Y cuando un hombre mayor hizo un gran esfuerzo para dirigirme su pregunta en inglés también comprendí que para esto de los idiomas nunca es tarde.

Èric Lluent, responsable de comunicación de Tradel Barcelona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: