Posteado por: tradelbarcelona | agosto 28, 2015

Cuando se vive en Barcelona por primera vez

Captura de pantalla 2015-08-28 a les 10.57.51

Los nacidos en Barcelona tenemos la suerte de haber crecido en una ciudad apasionante. A menudo, mis amigos extranjeros me recuerdan la suerte que tengo de ser barcelonés y yo siempre les digo que no es oro todo lo que reluce. Pero, con los años, me he ido dando cuenta que una cosa no quita la otra. Barcelona es una ciudad abierta, con un carácter acogedor, con una identidad muy definida, con una belleza excepcional. Evidentemente, habrá quien no esté de acuerdo con lo que acabo de afirmar, pero es cierto que la mayoría de personas que llegan de otros países a vivir una temporada o a quedarse para siempre tienen esta sensación. Y, en cierta manera, yo les tengo envidia a ellos porque tienen la oportunidad de descubrir mi ciudad ya como adultos, descubriéndola de cero.

Durante este mes de setiembre llegarán a Barcelona muchos estudiantes internacionales que se mezclarán con la población local, ya de por sí multicultural. Al principio, serán vistos como turistas, pero, poco a poco, irán echando sus raíces hasta convertir la capital catalana en su segunda ciudad. Siempre habrá el típico erasmus que no vea más que las discotecas del Port Olímpic, pero más allá de los tópicos, lo cierto es que la experiencia de vivir en Barcelona por primera vez es mucho más intensa que una fiesta universitaria cualquiera. Cada cual se relaciona con Barcelona de forma distinta. Unos exprimirán al máximo su oferta cultural underground y descubrirán las salas más inhóspitas de la ciudad, incluso desconocidas por los propios barceloneses. Otros disfrutarán del mar y de la montaña y de las actividades al aire libre o de los museos y la oferta gastronómica o del simple acto de sentarse en un banco y ver Barcelona pasar ante tus ojos.

En mi opinión y para los recién llegados que lean este artículo, lo más aconsejable si se quiere socializar con los barceloneses es buscar un bar o un pequeño restaurante cerca de casa que sea familiar y acogedor y hacerse habitual del lugar. Bajar a tomar el café por las mañanas o pedirse una caña y unas tapas por la noche. Con buena actitud y la mente abierta, en cosa de una semana lo más probable es que el camarero sea ya tu mejor amigo y que la parroquia del local te haya apodado con el gentilicio de tu país: el noruego, el chino, la canadiense, la iraní”. Lo mejor es intentar relacionarse con los locales, porque si les caes bien lo más seguro es que quieran mostrarte algún lugar secreto, algún pueblo cercano a Barcelona o contarte las historias más curiosas de la ciudad.

Cuando se vive en Barcelona por primera vez se deben activar los sentidos para que los olores, los colores,  la luz, los sabores, su belleza y el contacto con la gente y con su historia se queden para siempre en el lugar donde se guardan los mejores recuerdos. Cuando se tiene la oportunidad de vivir en Barcelona por primera vez, uno tiene que dejar las guías de viaje en un cajón, romper con todos los tópicos que haya escuchado y empezar a escribir una historia única que tendrá como escenario una de las ciudades más hermosas del mundo. ¡Que la disfruten!

Èric Lluent, responsable de comunicación de Tradel Barcelona

SI NECESITAS UN TRADUCTOR O UN INTÉRPRETE, RECUERDA QUE ESTAMOS A TU SERVICIO:

Tradel Barcelona – Traductores Jurados y Técnicos

Tradel Barcelona. Plaça Virreina, 5 Entl. 2ª. 08024 Barcelona. Síguenos en Facebook.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: